Attribute Type Value
text string 'Comunicación'
url string '/content/view/full/246'
url_alias string 'Comunicacion'
node_id string 246

¡Precaución con tus OJOS!

¡Precaución con tus OJOS!

Miles de cazadores salen cada fin de semana al campo con su escopeta o rifle con la ilusión de disfrutar de una plácida jornada de caza mayor o menor. Por desgracia, en ocasiones, esta felicidad se vea truncada por una negligencia o accidente durante el transcurso de la misma.

Miles de cazadores salen cada fin de semana al campo con su escopeta o rifle con la ilusión de disfrutar de una plácida jornada de caza mayor o menor. Por desgracia, en ocasiones, esta felicidad se vea truncada por una negligencia o accidente durante el transcurso de la misma.

 

En este sentido, el número más destacado de siniestros durante la actividad venatoria afecta a la capacidad visual del cazador o acompañante. Esta siniestralidad ha aumentado notablemente en los últimos tiempos, y por ello hemos visto conveniente crear este artículo centrándonos en uno de los sentidos más importantes para el ser humano como es la visión.

 

Si estamos practicando la caza mayor, tenemos que tener especial cuidado al encararnos el rifle porque con el retroceso podemos darnos con el visor y provocar así algún daño en el ojo. Al andar entre el monte, como a la hora de colocarnos en los puestos o incluso si tenemos que pistear, debemos estar pendientes por dónde caminamos ya que una rama puede hacernos mucho daño, sufriendo una lesión de consideración.

 

Si por el contrario estamos practicando caza menor tenemos que tener mucho cuidado de dónde apuntamos, nunca hacía casas,  personas o líneas de ojeadores por lejos que nos parezca, no infravaloremos el alcance de los perdigones.

 

También es importante que no se nos olvide la posición de nuestro compañero y poner siempre el seguro del arma hasta que no te entre la pieza. En ambas modalidades mucha precaución con los rebotes, disparado siempre con precaución y máxima seguridad.

 

Las lesiones oculares en los cazadores son más frecuentes de lo que nos pensamos. ¿Pero sabemos el daño que nos produce?

 

En el libro ‘Medicina en la Caza y en el Campo’ de la Biblioteca Cinegética de Mutuasport., el Doctor Carlos Vergés nos explicó muy bien las lesiones más comunes que sufre el cazador practicando la actividad de la caza.

- La contusión ocular es toda lesión originada por un agente mecánico sobre el ojo, que ocasiona un daño tisular de grado de afección leve o moderada con compromiso o no de la función visual temporal. Podemos considerar dentro de las contusiones, la entrada de un cuerpo extraño en el ojo (perdigón).

- La herida ocular hace referencia a un traumatismo ocular abierto, es lo que se denomina una perforación ocular. En estos casos, ya hay una perdida de continuidad del globo ocular, que incluso puede provocar una salida de su contenido. Son casos graves que deben intervenirse de urgencia.

Por eso desde Mutuasport recomendamos siempre el uso de las gafas de tiro para prevenir daños en los ojos. Debemos utilizar unas gafas homologadas, fabricadas en policarbonato, que cumplan todas las normas de calidad de la CE y que sean resistentes ante los impactos.

 

Importante aclarar que las gafas de sol no son una medida de protección, ya que un impacto de un perdigón puede hacer que el cristal haga efecto metralla y el daño sea mayor.

 

Recuerde siempre una máxima seguridad en la caza es esencial para prevenir accidentes.

Enviar comentario

proteccion datos 2018

Si necesita más información sobre nuestra política de privacidad, consulte el siguiente enlace: Política de privacidad