Attribute Type Value
text string 'Comunicación'
url string '/content/view/full/246'
url_alias string 'Comunicacion'
node_id string 246

Guía para contratar el mejor SEGURO DEL CAZADOR

Guía para contratar el mejor SEGURO DEL CAZADOR

Todos los seguros y aseguradoras nos parecen iguales a la hora de contratar nuestra póliza, pues existen infinitas ofertas que se basan en el precio, dejando de lado coberturas que son imprescindibles para el cazador. Por eso, en este artículo te ofrecemos las claves para tener en cuenta a la hora de contratar el mejor seguro de caza.

Hay que recordar que el seguro del cazador es de obligado cumplimiento tenerlo en regla para disfrutar de nuestra afición favorita, y por ello necesitamos elegirlo bien. Un simple seguro “quita-multas” nos puede dar grandes quebraderos de cabeza.

 

Cuando una compañía nos quiere atraer con campañas agresivas y unos precios baratos, no podemos confiar a ciegas, debemos analizar concienzudamente dicha “oferta”. Está claro que, a más coberturas más precio, pero si tras un siniestro hay que desembolsar indemnizaciones  de nuestro propio bolsillo; ¿para qué hemos contratado ese seguro? Esto es algo que ocurre con más frecuencia de lo que gustaría a muchos cazadores, quienes además de pasar el trance del accidente, se enfrentan al pago de unas sumas elevadas para compensar el siniestro.  

 

El precio es importante, pero en lo que más debemos fijarnos es en la amplitud de coberturas y las cuantías que cubren. Dichas prestaciones deben ser adecuadas y adaptadas a las necesidades del cazador.

 

Debemos analizar con atención cuáles son los riesgos a los que estamos expuestos cuando salimos a cazar y qué queremos que nos cubra la póliza en caso de accidente.

 

Actualmente con un seguro obligatorio básico de Responsabilidad Civil no estamos bien protegidos. Un seguro debe ser la solución a un imprevisto, que impida arruinar la economía familiar, no un simple papel para que no nos denuncien.

 

Para que una póliza de caza te proteja perfectamente tiene que tener las siguientes coberturas: Responsabilidad Civil, Defensa Jurídica y Daños Propios. Tres importantes premisas que no todas las compañías ofrecen, o tienen importantes limitaciones.

 

Uno de los factores fundamentales es que cuente con una Responsabilidad Civil amplia de al menos 1.000.000 €, para que cubra correctamente a la persona siniestrada. Es una manera de proteger a nuestros compañeros tras un percance y de salvaguardar el patrimonio familiar de una ruina segura.

 

Importante también es protegernos nosotros con una defensa Jurídica en caso de accidente y sobre todo contar con una amplia suma por daños propios. Este es uno de los puntos más importantes de nuestra póliza y la que menos nos fijamos.

 

Los siniestros de caza que más se producen son precisamente lo que atañen a los daños propios, como así lo demuestran las estadísticas. El porcentaje de siniestros de accidentes del cazador está en un 59,71%, mientras que el porcentaje de siniestros de RC del cazador está sobre el 40,29%.

 

¿Es bueno contratar un seguro con limitaciones en esas coberturas? ¡Rotundamente NO!

 

Los gastos de asistencia sanitaria en caso de accidente no quedan cubiertos por la seguridad social al considerarse la caza un deporte de riesgo. Aunque te atiendan en caso de accidente más tarde tendrás que abonar la factura si no se dispones un seguro que lo cubra.

 

Por lo tanto, lo principal es revisar atentamente las coberturas del seguro que vamos a contratar para tener la tranquilidad de que estamos respaldados realmente en caso de siniestro. En el caso de la cobertura de daños propios, hay que tener en cuenta, en primer lugar, el límite de los gastos sanitarios que están cubiertos. Lo ideal es que la póliza incluya el 100% de dichos gastos, aunque esto no es siempre así, y puede tener grandes limitaciones.

¡OJO! Si tu seguro solo te cubre 3.000 euros de gastos sanitarios del cazador si el accidente es grave esta cantidad va a resultar ridícula en comparación con todo lo que vas a tener que pagar después.

 

En resumen, es preferible pagar un poco más y tener asegurados todos los gastos sanitarios. Revisa las coberturas y, más aún, sus limitaciones, es fundamental para no llevarse sorpresas.

 

 

Y recuerda el dicho “lo barato sale caro”. Por algo será.

Enviar comentario

proteccion datos 2018

Si necesita más información sobre nuestra política de privacidad, consulte el siguiente enlace: Política de privacidad