Attribute Type Value
text string 'Comunicación'
url string '/content/view/full/246'
url_alias string 'Comunicacion'
node_id string 246

PAUTAS DE SEGURIDAD A SEGUIR EN LAS MONTERIAS EN LOS TIEMPOS DEL COVID DESDE LA PERSPECTIVA DEL CAZADOR.

PAUTAS DE SEGURIDAD A SEGUIR EN LAS MONTERIAS EN LOS TIEMPOS DEL COVID DESDE LA PERSPECTIVA DEL CAZADOR.

UN TEXTO DE DANIEL GÓMEZ CREADOR DE PLAYMOCAZA

Colaborador de la Federación de caza de Castilla la Mancha y Mutuasport

Nos adentramos en la temporada montera más rara y diferente de siempre. Una temporada que viene marcada por la difícil situación global a la que nos enfrentamos los humanos por la dichosa y maldita pandemia del covid19. Si nuestra vida ya ha cambiado en estos últimos meses, con distanciamiento social, con mascarillas, con confinamientos y pérdida de libertades ni que decir que la forma de cazar también lo hace, sobre todo en aquellos aspectos donde la caza tiene mucho de social, particularmente hablo de las monterías.

 

Las monterías tienen una idiosincrasia cuanto menos peculiar, tiene un fuerte carácter grupal y la interacción con el resto de monteros es tan identificativa de la misma como lo son las carreras, lances o rehalas. Sin ir más lejos en su inicio, y hablo de los desayunos, bien con sus míticas migas o bien con otras variantes de café y dulces, ya queda bien a las claras que estamos en una modalidad gregaria, pues son el punto de encuentro de muchos cazadores, donde interactúan todos ellos, en efusivos saludos, en esperanzadoras charlas sobre el porvenir de la jornada, y también porque no decirlo en bromas y mentirijillas sobre situaciones pasadas. El sorteo, la ruta hacia los puestos y los corrillos en las juntas de reses no se quedan atrás por motivos similares, y por supuesto en la comida fraternal, donde el repaso de las situaciones vividas y las congratulaciones hacia los que hayan vividos grandes lances son tan protagonistas como las viandas vertidas en los platos.

 

Este año por las circunstancias tan extrañas que nos toca vivir, todo esto va ser muy diferente y a ciertas costumbres tendremos que renunciar y en otras tener que tomar precauciones, y puede que la experiencia no sea tan completa como siempre, pero hay una cosa que no debemos obviar y es que la SEGURIDAD ES LO PRIMORDIAL, y en favor de esta lo demás pasa a segundo plano. Cazar y montear se puede y debe hacerse, en condiciones de seguridad, nuestra salud y la de nuestros familiares y amigos puede estar en juego y no debemos relajarnos en fomentar todas las medidas posibles en beneficio de todos y de evitar los contagios. A continuación dejo una serie de premisas a tener en cuenta para conseguir montear de forma segura.

 

- En caso de tener síntomas que puedan ser compatibles con el covid, abstenerse directamente de participar y poner dicha circunstancia en conocimiento de las autoridades médicas.

- Si se está en aislamiento domiciliario por haber estado en contacto con alguna persona que haya dado positivo o pendiente de resolución de resultados de pruebas (u otros motivos similares), igualmente abstenerse de salir de caza.

- Llevar mascarilla en todos los actos donde haya participación de más personas, y allí donde lo exija la legislación vigente.

- Intentar este año ir sin compañía a las monterías, cuantas menos personas menos riesgo de contagio, y en caso de hacerlo llevar un único acompañante.

- En los desplazamientos del domicilio al punto de encuentro intentar ir sólo, o en todo caso con personas de nuestro núcleo familiar. En caso de ir con otro compañero de caza o acompañante a nuestra jornada, evitar superar el número máximo de tres personas por vehículo y utilizar en todo momento mascarilla, fomentando la ventilación del habitáculo, utilizando los asientos disponibles del vehículo de la forma más equidistante posible.

- Respetar la distancia interpersonal de metro y medio con el resto de monteros, evitando corrillos con más de seis personas y evitar en todo caso el contacto físico.

- Hacer una higiene frecuente de manos con agua y jabón, o en su defecto con geles hidroalcohólicos, que por supuesto deben pasar a ser parte de nuestro equipamiento para la jornada de caza.

- En caso de necesitar toser, o estornudar realizarlo en la medida de lo posible sobre nuestro antebrazo o sobre una toallita de papel.

- Los fumadores que necesiten fumar, háganlo de forma individualizada y apartado del resto de personas, ampliando en todo caso la distancia interpersonal en lo máximo posible.

- En caso de tener que hacer algún tipo de pago, intentar que se pueda hacer mediante sistemas virtuales como paypal  o bizum o tarjetas de débito o crédito que eviten el intercambio de billetes o monedas.

- Enterarse si el evento montero tendrá desayuno, comida y sorteo, para actuar consecuentemente, y en el caso de que sí las haya, participar de ellas en caso de que contemplen medidas adecuadas de seguridad.

- Los desplazamientos al puesto realizarlos teniendo en cuenta las premisas ya comentadas anteriormente en desplazamientos al punto de encuentro.

- En el puesto, en caso de estar acompañados por una persona no incluida en nuestro núcleo familiar, mantener el uso de mascarilla, la higiene frecuente de manos y la distancia interpersonal.

- En caso de abatir algún animal, realizar las fotografías en el campo evitando luego masificaciones en la junta de reses. En la medida de lo posible evitar la manipulación del animal abatido más allá del mínimo indispensable de personas.

-  Evitar ir a la junta de reses salvo que sea necesario, acudir en tal caso de forma individual y permaneciendo en ella el tiempo mínimo indispensable.

- Si la cacería permite el “matacuelga” aviar el animal para autoconsumo en las salas habilitadas para el caso, realizando la manipulación de forma individual y manteniendo la distancia interpersonal necesaria a la redonda del animal a manipular con otros cazadores que se encuentren en dicha sala.

- Una vez en casa, lavar y desinfectar todo el equipamiento y utensilios usados en la jornada. Sí se ha llevado perro al puesto, lavar y desinfectar las patas al animal al llegar al domicilio.

- Tras la finalización de la jornada, y en los días posteriores, en caso de comenzar con síntomas compatibles con la COVID-19 adoptar medidas de aislamiento y poner en conocimiento de las autoridades médicas nuestro estado de salud y avisar de igual forma a los organizadores de la montería para poner en práctica un protocolo de actuación dirigido a la protección de los participantes de la cacería.

- Tener presente en todo momento la lógica como elemento principal de seguridad y prevención en los supuestos no contemplados o en caso de dudas consultar con organizadores, sanitarios u otros órganos de gobierno.

6 comentarios

Enviar comentario

proteccion datos 2018

Si necesita más información sobre nuestra política de privacidad, consulte el siguiente enlace: Política de privacidad