Attribute Type Value
text string 'Comunicación'
url string '/content/view/full/246'
url_alias string 'Comunicacion'
node_id string 246

SEGURIDAD CAZANDO ZORZALES

SEGURIDAD CAZANDO ZORZALES

En mano y desde puesto fijo.

Con la temporada de esta pequeña pero admirada ave en pleno apogeo, repasemos algunas de las normas que debemos cumplir durante nuestras jornadas cinegéticas para evistar accidentes. 

Si hay una especie de entre todas las cinegéticas que ha experimentado un aumento de adeptos en la ultima década, esa es el Zorzal. Aunque ya desde tiempos de los Romanos en nuestro país, cazadas estas aves por aquel entonces y hasta hace poco de nuestros días con liga y otros métodos de trampeo, es apreciada su carne como un autentico manjar.

Fruto de la aglomeración de tanto fiel a esta especie para cazarla ya sea al paso o en puesto fijo, se hacen casi inevitables los percances. Sobre todo por la carencia de métodos de seguridad personales al cazar, unos recomendados y otros obligatorios. Debemos de tener muy en mente que cada uno de nosotros y de nosotras somos responsables de nuestra propia seguridad y la de los demás.

Con la temporada de esta pequeña pero admirada ave en pleno apogeo, voy a repasar algunos de los métodos de seguridad durante la caza de esta que debemos llevar a cabo.

 

El uso de una prenda de color reflectante en útiles como gorra, chaleco o brazalete es obligatorio portarlo en lugar visible en la modalidad de puesto fijo. Sí, es una forma de delatar nuestra posición al zorzal si no estamos en un puesto bien tapado, sabemos que esta ave como la mayoría de aves diurnas, tienen muy desarrollada la vista y perciben con mayor intensidad los colores, al contrario que los ciervos por ejemplo, pero también nos delatamos ante ellas con cualquier mínimo movimiento. Recomendado en esta modalidad, es el tener el puesto bien opaco cara a la querencia de entrada del pájaro y solo dejarnos ver a espalda o cuando nos alcemos para disparar. Por tanto es cuestión de velar por nuestra seguridad y la de nuestros compañeros.

La señalización de nuestra posición en todo momento a nuestros compañeros de mano es muy importante, porque sabremos en todo momento las zonas de peligro a la hora de manejar el arma. Es necesaria siempre esta apreciación, al igual que respetar una adecuada distancia entre escopetas para evitar no solo el impacto con fuerza del perdigón directo sino también de un posible rebote, estas acciones son recomendables ya sea en puesto fijo o en mano.

No tiene por que ser una imprudencia, que también, pero con un poco de mala suerte podemos recibir una plomeada lejana. Por lo que debemos de portar siempre unas adecuadas gafas de protección para proteger los ojos de posibles lesiones serias.

Llevar el seguro puesto y el dedo fuera del gatillo es muy importante para evitar posibles accidentes portando el arma cargada durante las jornadas de caza al salvar diferentes desniveles del terreno o evitando se accione el percutor, aunque esté el seguro puesto, si caemos accidentalmente por cualquier circunstancia. Por este motivo debemos de acostumbrarnos a descargar el arma para salvar cualquier obstáculo, al igual que al encontrarnos con otra persona y acercarnos a conversar durante la jornada.

Otra cosa a tener muy en cuenta, es el asegurarnos de que el cañón no esté obstruido con cualquier trozo de rama, hojas u otros. Normalmente es mucho trasiego el que se le da al arma, ya sea al pasar por sitios cerrados de vegetación o al intentar cobrar un zorzal por entre la maleza.

Son tiempos de batidas y monterías, es muy recomendable no dejar en el morral ni en la canana los cartuchos bala que quedaron de la jornada de caza mayor cuando salgamos de zorzales. A veces son frecuentes, las que más, que tiramos abundantes disparos en breve espacio de tiempo y cargamos sin mirar el cartucho en el arma con la confianza que son todos aptos.

 

Además de por una caza segura, también apostamos por su puesto de una caza ética, y es bueno recordar brevemente algún apunte como es el no disparar a zorzales que van largos porque podemos herirlos y no encontrarlos, no disparar sobre los que veamos que en la zona donde caerán nos será imposible de cobrar y por su puesto no dejar ningún zorzal sin buscar para cobrarlo en el campo.

La actividad cinegética debe practicarse de manera segura, con respeto a la naturaleza, al animal objeto de caza y debe terminar en la mesa de todo cazador o cazadora.

 

DSCN8386

Escrito por Antonio Gallardo

(Asambleísta de la FAC)

Enviar comentario

proteccion datos 2018

Si necesita más información sobre nuestra política de privacidad, consulte el siguiente enlace: Política de privacidad